Somos Eléctricos Tesla Elon Musk presiona a la junta directiva de Tesla para hacer una...

Elon Musk presiona a la junta directiva de Tesla para hacer una compra masiva de acciones

1

Musk pone entre las cuerdas a Tesla amenazando de separar la IA y robótica a otra de sus empresas

En una serie de movimientos que reflejan tanto su visión disruptiva como su comportamiento impredecible, Elon Musk, CEO de Tesla, ha intensificado la presión sobre la junta directiva de la compañía en un momento especialmente crítico. Tras vender casi 40.000 millones en acciones de Tesla en 2022 para financiar la adquisición de Twitter, Musk ahora busca asegurar un control significativo en la empresa que lo catapultó a la fama mundial. Esta maniobra llega en un momento en que Tesla enfrenta desafíos sin precedentes, tanto en términos de valor de mercado como en su desempeño financiero.

El enfoque de Musk está claro: desea mantener al menos un 25% de control de voto en Tesla. Su argumento es que, de no ser así, preferiría concentrar sus esfuerzos en el desarrollo de productos de inteligencia artificial y robótica en otros ámbitos. A pesar de ser el accionista mayoritario con aproximadamente un 13%, su venta de acciones el año pasado para financiar la compra de Twitter ha suscitado preocupaciones.

Curiosamente, Musk ha elogiado a la junta directiva de Tesla, señalando que están a la espera de un fallo de la Corte de Cancillería de Delaware para preparar otro plan de compensación. Este contexto legal se entrelaza con el intento fallido de Musk de abandonar el trato con Twitter y con una demanda de un accionista de Tesla que alega falta de independencia de la junta en la elaboración de su premio de rendimiento de 55.000 millones de dólares en 2018.

El valor de mercado de Tesla ha experimentado una montaña rusa desde la concesión del premio a Musk en enero de 2018, aumentando más de once veces, pero también enfrentando una devaluación significativa debido a la adquisición de Twitter. A esto se suma la notoria volatilidad de Musk, quien ha borrado 200.000 mil millones de dólares de su patrimonio neto, aunque recuperándose posteriormente gracias al doble valor de las acciones de Tesla y al aumento de la valoración de Space Exploration Technologies Corp.

Musk ha afirmado repetidamente que Tesla es líder en IA y robótica, destacando productos como Autopilot, Full Self-Driving y el desarrollo del robot humanoide Optimus. Además, ha invertido más de 1.000 millones en el Proyecto Dojo, destinado a posicionar a Tesla como un jugador clave en supercomputación para el desarrollo de capacidades de conducción autónoma.

El CEO de Tesla también ha incursionado en nuevos territorios con la formación de xAI, una startup destinada a competir con gigantes como OpenAI respaldado por Microsoft y DeepMind de Google. Esto plantea la pregunta de si Tesla es una empresa de automóviles, energía o IA, y cómo estas distintas facetas se integran o compiten entre sí.

TE PUEDE INTERESAR
Elon Musk confía en que Tesla llegue a tener una valoración de 4 billones de dólares

La situación actual de Tesla y de Musk es compleja y multifacética. Por un lado, está la visión audaz y futurista de Musk y, por otro, los desafíos tangibles que enfrenta la empresa en términos de rendimiento financiero y valor de mercado. Esta dualidad refleja la tensión entre el Musk visionario y el empresario que debe navegar en un entorno empresarial cada vez más complicado y competitivo. La dirección que tome Tesla en los próximos años será crucial no solo para la empresa, sino también para la industria automotriz y tecnológica en su conjunto.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.