Somos Eléctricos Normativa coches eléctricos Estados Unidos baja el ritmo en cuanto a la presión de electrificación,...

Estados Unidos baja el ritmo en cuanto a la presión de electrificación, al igual que Europa

1

Los fabricantes de automoción tendrán más tiempo para electrificar por completo sus coches y eso da un respiro a los coches de combustión

El gobierno estadounidense ha decidido suavizar sus políticas ambientales relativas a la economía de combustible, modificando las exigencias bajo las regulaciones CAFE (Corporate Average Fuel Economy). Esto implica que, aunque se continuará promoviendo la transición hacia vehículos eléctricos, dicha transición será menos acelerada de lo previamente planeado.

En un giro inesperado que rompe con la tendencia hacia la eliminación de los motores de combustión interna, Estados Unidos flexibiliza su postura y otorga un respiro a los automóviles tradicionales. Este cambio sigue a movimientos similares en Europa, donde algunas marcas han revitalizado el motor diésel y cuestionado las prohibiciones a los motores de combustión.

Esta revisión en la política, anunciada por la administración de Estados Unidos, modifica las expectativas en cuanto a la producción de vehículos eléctricos. Con esta nueva normativa, los fabricantes de coches enfrentan requisitos menos estrictos para cumplir con las normas de eficiencia de combustible establecidas por CAFE, una medida que originalmente buscaba contrarrestar los efectos de la crisis petrolera de 1975 mejorando el rendimiento del combustible en coches, furgonetas y camiones ligeros.

Las regulaciones CAFE se aplican mediante un cálculo del promedio de consumo de la flota de vehículos de cada fabricante. Esto permite que algunos modelos con un consumo inferior puedan ser equilibrados por otros con un rendimiento superior, con el objetivo de alcanzar, por ejemplo, 50 millas por galón (aproximadamente 80 kilómetros por 3,78 litros) como promedio general.

TE PUEDE INTERESAR
Mallorca estudia eliminar la prohibición de coches diésel en la isla para 2025

Según informes, los cambios recientes incluyen una reducción en el objetivo de disminuir la producción de vehículos con motor de combustión en favor de eléctricos para 2030, pasando de una reducción prevista del 72% a solo un 65%. Esto podría alterar la proporción anticipada de vehículos eléctricos frente a los de combustión interna en la producción de los fabricantes, desplazándola de un estimado de 60/40 a un posible 50/50 para el año 2030.

Este ajuste en la normativa representa una significativa victoria para los fabricantes de automóviles, aliviando parte de la presión para acelerar la transición hacia la electrificación de sus flotas. Aunque sigue siendo claro el camino hacia un futuro más verde y sostenible, este cambio señala un enfoque más moderado y posiblemente más flexible ante las realidades del mercado y las capacidades de producción de la industria automotriz.

Apasionado de la tecnología, coches eléctricos, de los avances de la humanidad y de la energía sostenible. Me encanta compartir mi punto de vista con los demás.

1 COMENTARIO

  1. Con o sin presiones de los gobiernos la transición a la movilidad eléctrica seguirá creciendo exponencialmente en los próximos años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.