Somos Eléctricos Ayudas coches eléctricos Estados Unidos incrementa drásticamente los aranceles a los coches eléctricos chinos

Estados Unidos incrementa drásticamente los aranceles a los coches eléctricos chinos

1

El gobierno de Biden quiere frenar la llegada de coches eléctricos chinos al país

El gobierno de Estados Unidos ha anunciado la ampliación de los aranceles a varias categorías de productos chinos, afectando especialmente a los vehículos eléctricos (EV), cuyos aranceles se incrementarán del 25% al 100%. Esta medida, parte de una revisión extendida de los “aranceles de la sección 301” implementados por la administración anterior, también incluye productos médicos, paneles solares, baterías, acero, aluminio y chips informáticos.

Originalmente, todos los automóviles fabricados en China estaban sujetos a un arancel del 25%, además de un arancel adicional del 2,5% aplicable a todos los automóviles extranjeros, sumando un total del 27,5%. Este alto arancel ha mantenido a la mayoría de los coches chinos fuera del mercado estadounidense, prefiriendo estos exportar primero a países con aranceles más bajos.

Sin embargo, la asequibilidad de los eléctricos chinos había hecho pensar a muchos observadores que eventualmente estos vehículos ingresarían al mercado estadounidense. Con la decisión de la administración de Biden de cuadruplicar este arancel al 100%, el coste de los coches eléctricos chinos se duplicaría efectivamente si se importaran a Estados Unidos.

Esta medida también implica un incremento en los aranceles sobre baterías y minerales para baterías, lo que impactará en diversos sectores. La mayoría de estos aranceles entrarán en vigor este año, aunque algunos se impondrán el próximo año. Existe un proceso de exclusión de aranceles disponible para ciertas excepciones, detallado en una hoja informativa de la Casa Blanca.

Actualmente, solo dos coches eléctricos en EE.UU., el Polestar 2 y el Volvo S90 Recharge Plug-in Hybrid, están fabricados en China. Ambos son marcas propiedad de Geely, pero con sede en Suecia y fabricación en diversas partes del mundo. El lanzamiento del Volvo EX30 estaba previsto para este año a un precio inicial de 35.000$, incluyendo el arancel del 25%. Sin otros cambios, su precio podría aumentar a aproximadamente 54.000$, aunque en el caso del EX30 podría tener solución, ya que la marca ya tiene previsto fabricarlo también en Europa, tal y como adelanto hace unos meses.

TE PUEDE INTERESAR
La Unión Europea activa la maquinaria para adelantar la imposición de aranceles a los coches chinos

En respuesta a estos cambios, un portavoz de Volvo afirmó que como fabricante global, la empresa apoya el libre comercio y los mercados abiertos, que crean empleo, riqueza y crecimiento económico. Polestar también está evaluando el anuncio de los aumentos de aranceles y enfatiza la importancia del libre comercio para acelerar la transición hacia una movilidad más sostenible mediante la adopción de EVs.

La reacción general a esta medida ha sido mixta, recibiendo apoyo de asociaciones de manufactura doméstica y grupos laborales en EE.UU., pero críticas de economistas, defensores de los consumidores y fabricantes globales/extranjeros. La reacción de China ha sido negativa, con su Ministerio de Comercio declarando que tomará medidas resueltas para defender sus derechos e intereses, lo que podría incluir demandas ante la Organización Mundial del Comercio o aranceles retaliatorios, como suele ocurrir en guerras comerciales como esta.

Apasionado de la tecnología, coches eléctricos, de los avances de la humanidad y de la energía sostenible. Me encanta compartir mi punto de vista con los demás.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.