Somos Eléctricos Normativa coches eléctricos La Euro 7 se aprueba y finalmente deja vivo a los coches...

La Euro 7 se aprueba y finalmente deja vivo a los coches diésel

1

La Euro 7 finalmente aprobada está muy lejos de la primera propuesta y es menos restrictiva

La industria automotriz en Europa está atravesando un período de transformación significativo, marcado por el inminente fin de los modelos de combustión y el ascenso de los vehículos eléctricos. Esta transición se ve potenciada por la reciente aprobación de la normativa Euro 7, que, aunque llega con menos rigor y más tarde de lo previsto, establece un nuevo horizonte para los fabricantes de automóviles.

Originalmente, la Euro 7 iba a aplicarse a partir de 2025 para turismos y furgonetas y desde 2027 para vehículos pesados como camiones y autobuses. Sin embargo, la versión aprobada retrasa su aplicación a 2027 y 2029, respectivamente. Esta modificación proporciona un respiro temporal a los fabricantes, especialmente a aquellos cuya producción anual es inferior a 10.000 unidades, como Ferrari o Rolls-Royce, que además podrán adherirse a los estándares de la Euro 6 durante un año más.

La Euro 7 representa un desafío menos oneroso que su propuesta original, evitando un aumento significativo en el costo de producción que habría afectado especialmente a los vehículos más pequeños. La propuesta inicial, que exigía una reducción del 50% en las emisiones máximas de óxidos de nitrógeno (NOx), habría obligado a la adopción de costosos catalizadores, haciendo poco rentable la fabricación de algunos modelos.

Sin embargo, la Euro 7 “suavizada” sigue siendo más estricta que su predecesora. Impone que los vehículos nuevos deben cumplir con los requisitos de emisiones durante un período más largo: 10 años o 200.000 km, en comparación con los 5 años o 100.000 km exigidos por la Euro 6. Además, introduce una novedad a nivel mundial: la medición de partículas producidas por el desgaste de neumáticos y frenos. Los límites establecidos son 7 mg/km para coches de combustión, híbridos y de pila de combustible, 3 mg/km para eléctricos y 11 mg/km para furgonetas térmicas.

En el ámbito de los vehículos eléctricos, la Euro 7 impone la garantía del rendimiento de los componentes de la batería de al menos un 80% durante los primeros 100.000 km o 5 años, y de un 70% a los 8 años o 160.000 km. Este requisito subraya la importancia de la durabilidad y eficiencia de las baterías en la era de la electromovilidad.

TE PUEDE INTERESAR
Toyota en contra de la EURO 7 y será una marca totalmente eléctrica a partir de 2035

En conclusión, aunque la Euro 7 llega con un enfoque más flexible de lo inicialmente previsto, su implementación es un paso crucial hacia una industria automotriz más sostenible. Los fabricantes tienen ahora el desafío de adaptarse a estas nuevas normativas, lo que probablemente acelerará la transición hacia los coches eléctricos. Esta evolución no solo beneficia al medio ambiente, sino que también abre un campo de innovación y desarrollo tecnológico, consolidando a los vehículos eléctricos como el futuro de la movilidad.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.