Somos Eléctricos Normativa coches eléctricos La EURO 7 se vuelve a retrasar hasta 2030 y eso da...

La EURO 7 se vuelve a retrasar hasta 2030 y eso da vida a los coches de combustión

1

Inicialmente la EURO 7 iba a entrar en vigor en 2025, ahora lo hará en un principio en 2030


Los fabricantes automotrices han estado expresando su preocupación sobre las presiones ejercidas por la Comisión de Transportes de la Unión Europea, quienes se sentían ignorados en las discusiones sobre los nuevos estándares de emisiones para los próximos años. Con la necesidad de inversión para adecuar los motores de combustión a regulaciones más estrictas y la promoción forzosa hacia los vehículos eléctricos, especialmente con la competencia de China, los fabricantes veían cómo se acercaban al borde financiero.

Sin embargo, la Comisión Europea ha empezado a reconocer que sus políticas restrictivas, que impactan directamente a los ciudadanos, podrían no ser alcanzables en el corto plazo. A finales de 2023, se decidió que la nueva normativa Euro 7 entraría en vigencia en 2026 con regulaciones menos estrictas para vehículos nuevos. Ahora, el Parlamento Europeo ha decidido posponer la implementación de esta regulación hasta 2030, retrasándola cinco años de lo inicialmente previsto.

Esta postergación es crucial para los fabricantes, ya que significa que los límites actuales de emisiones bajo la norma Euro 6 se mantendrán hasta el 1 de julio de 2030 para turismos y vehículos comerciales ligeros, y hasta el 1 de julio de 2031 para camiones y autobuses.

Además, se ha eliminado una cláusula controversial relacionada con pruebas de emisiones más rigurosas en condiciones de tráfico real, lo cual había causado preocupación entre las marcas por el potencial aumento de costos. Esta decisión alivia las preocupaciones de que modelos populares y asequibles pudieran desaparecer debido a incrementos significativos en sus precios.

Stefan Hartung, alto ejecutivo de Bosch, ha comentado críticamente sobre las ambiciones de la Comisión de Transportes, indicando que, dada la producción actual de 90 millones de automóviles al año y el crecimiento esperado en las ventas de eléctricos, la transición completa de vehículos de combustión a eléctricos tomaría unos 16 años en Europa y entre 30 a 35 años a nivel mundial. Esto resalta la complejidad y el tiempo necesario para una electrificación completa del parque automovilístico global.

TE PUEDE INTERESAR
¿Alguien a favor? Cada vez son más los países que se oponen a la normativa Euro 7

Beneficiados del retraso de la EURO 7 y perjudicados

El retraso en la implementación de la normativa Euro 7 hasta 2030 beneficia y perjudica a diferentes tipos de vehículos de la siguiente manera:

Beneficiados:

  1. Coches de combustión interna: Este retraso es una ventaja significativa para los vehículos con motores de gasolina y diésel. Las marcas automotrices tendrán más tiempo para ajustarse a las exigencias más estrictas de emisiones sin tener que realizar inversiones inmediatas en tecnología para cumplir con la nueva normativa. Esto también podría traducirse en una prolongación de la vida útil de algunos modelos de combustión interna que de otra forma podrían haber sido descontinuados.
  2. Vehículos comerciales ligeros: Al igual que los coches de combustión interna, los vehículos comerciales ligeros se benefician de un margen más amplio para adaptarse a las futuras restricciones de emisiones, lo que les permite continuar operando sin cambios drásticos en el corto plazo.
  3. Camiones y autobuses: Con un año adicional para cumplir con las normas (hasta 2031), los fabricantes de camiones y autobuses tienen más tiempo para desarrollar y aplicar tecnologías limpias o mejorar las existentes, lo que facilita una transición más gradual hacia vehículos menos contaminantes.

Perjudicados:

  1. Vehículos eléctricos: Aunque no se vean directamente afectados por las regulaciones de emisiones, el retraso en la Euro 7 podría ralentizar el impulso hacia la electrificación. Las marcas podrían optar por priorizar inversiones en mejorar los motores de combustión interna en lugar de acelerar el desarrollo y la oferta de vehículos eléctricos, posiblemente ralentizando el ritmo de adopción de EVs por parte del mercado.
  2. Coches pequeños eléctricos y híbridos: Estos vehículos, que podrían haberse beneficiado de la demanda impulsada por regulaciones más estrictas en cuanto a emisiones, podrían ver un impacto en su competitividad precio-prestaciones. La continuación de los vehículos de combustión interna sin el incremento de costos asociado a normativas más exigentes podría hacer que los coches pequeños eléctricos y híbridos sean menos atractivos para los consumidores preocupados por el precio.

En resumen, el retraso en la implementación de la normativa Euro 7 hasta 2030 proporciona un respiro a los fabricantes de vehículos de combustión interna y comerciales, permitiéndoles más tiempo para adaptarse a las futuras restricciones sin incurrir en costos elevados a corto plazo. Sin embargo, este retraso podría tener el efecto no deseado de ralentizar el avance hacia la electrificación del parque automotor, beneficiando a los vehículos de combustión en detrimento de la rápida adopción de vehículos eléctricos y tecnologías más limpias.

Apasionado de la tecnología, coches eléctricos, de los avances de la humanidad y de la energía sostenible. Me encanta compartir mi punto de vista con los demás.

1 COMENTARIO

  1. Bravo!
    Una gran noticia para el bolsillo de los ciudadanos menos pudientes, que podrán seguir accediendo a vehículos de combustión de bajo coste (Dacia Sandero por ejemplo, de los más baratos actualmente y el vehículo más vendido en España desde hace años, lo que nos debería dar una idea del poder adquisitivo que tenemos, y que por tanto, no podemos eliminar esos coches)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.