Somos Eléctricos Transporte eléctrico Tablas de Snowrboard eléctricas: Genialidad o locura

Tablas de Snowrboard eléctricas: Genialidad o locura

0

La electrificación está llegando a cualquier lado incluso a las tablas de snowboard

En la actual era de transición hacia el transporte eléctrico, no solo los automóviles están experimentando una evolución, sino también medios de transporte más ligeros como bicicletas y patinetes eléctricos, ofreciendo una forma eficiente y ecológica de desplazarse por distancias cortas.

Sin embargo, la innovación no se detiene aquí. La empresa Cyrusher ha llevado la electrificación un paso más allá con su innovador snowboard eléctrico, una propuesta que redefine la experiencia tradicional del snowboarding.

Este snowboard eléctrico de Cyrusher transforma la forma en que interactuamos con la nieve, permitiendo no solo descender pendientes gracias a la fuerza de gravedad, sino también avanzar en superficies planas o incluso ascender. La clave de su funcionamiento radica en un potente motor de 3000 W ubicado en la parte trasera de la tabla, que se acciona a través de un control remoto portátil, permitiendo ajustar la velocidad según se desee.

Entre las características más destacadas del snowboard eléctrico se encuentra su capacidad para subir pendientes de hasta 20 grados y alcanzar velocidades de hasta 45 km/h, con una autonomía de 20 kilómetros en condiciones de nieve compacta. Los usuarios pueden seleccionar entre tres modos de velocidad distintos mediante el control remoto. Además, la tabla ofrece la posibilidad de intercambiar baterías para extender la duración de la aventura en la nieve.

TE PUEDE INTERESAR
¿Te gusta esquiar? Estos esquís urbanos garantizan la misma sensación pero sin nieve

Este modelo soporta un peso máximo de 110 kilos y tiene un peso propio de aproximadamente 15 kilos, lo cual es considerablemente mayor que el de una tabla de snowboard convencional, que suele rondar los 5 kilos, o incluso 3 kilos para modelos ultraligeros.

Sin embargo, como toda innovación, el snowboard eléctrico de Cyrusher también presenta algunos desafíos. La batería, por ejemplo, no se integra en la tabla, sino que se lleva en una mochila, lo que podría influir en el equilibrio y añadir un peso extra al usuario. Otro punto a considerar es que la tabla no se puede utilizar de manera convencional como un snowboard regular debido a su rueda trasera, la cual, aunque ajustable en altura, no se retrae completamente y siempre mantiene contacto con el suelo.

Adicionalmente, la tabla se vende sin sujeciones para los pies, lo que significa un costo adicional para aquellos que deseen personalizarla. Con un precio de aproximadamente 2.500 euros, es una inversión considerable que los interesados deben evaluar, teniendo en cuenta estos aspectos.

A pesar de estos retos, el snowboard eléctrico de Cyrusher representa un avance emocionante en el mundo del deporte invernal, y es probable que con el tiempo y el lanzamiento de nuevos modelos, se perfeccione aún más, ofreciendo una experiencia de snowboarding eléctrico sin precedentes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.